click para buscar
RELATOS CON ZAPATOS ROTOS

Mis relatos tienen ya los zapatos rotos de tanto andar, pero no pierden el ánimo y siguen adelante...así de grandes son sus ganas de llegar hasta ti

ERES MUJER...ERES FUERTE
CAMINO A CASA
AMOR...¿CON AMOR SE PAGA?
ANGELITOS A TIERRA
MI MADRE HECHICERA
ABRAZOS Y ALGO MÁS
AMA DE CASA
AMARÁS A DIOS SOBRE TODAS LAS COSAS
ATRÉVETE
BAJO LA LUZ DE UN FAROL
CIERRA LOS OJOS
¿DE QUÉ ESTAREMOS HECHOS?
CUANDO SE CIERRA EL TELÓN
EL ÁNGEL DEL CORAZÓN
EL DERRUMBE
EL ESCRITOR
EL ESPÍRITU DE MI PADRE
EL GUARDAPELO
EL JOVEN Y EL ROSAL
EL JURAMENTO
EL LADRÓN DE SUEÑOS
EL MOVIMIENTO DE AMADOR
EL MUNDO MÁGICO DE MAMÁ
EL TEJEDOR DE PALABRAS
EL UNICORNIO DEL JARDÍN
EL VERANO DE LAS ZAPATILLAS DE BALLET
EMANCIPACIÓN
ESCRIBIENTE
ESPERANZA APLAZADA
ETERNA PRIMAVERA
GOTAS DE LLUVIA
INÉS Y LA PINTURA CELESTIAL
LA ANTESALA DEL CIELO
LA DOLOROSA
LA GÁRGOLA
LA HACEDORA DE VELAS
LA INSPIRACIÓN DE DIOS
LA PRINCESA DE LA SELVA LACANDONA
LA SOLTERONA DE LA CASA AZUL
MI PLANETA TIERRA
OCASO
POETA
TRIGAL
TROZOS DE CORAZÓN
UN ÁNGEL LLAMADO ANTONIETA
UNA HISTORIA COMO TANTAS OTRAS
VAGABUNDO
VENTANAS

ERES MUJER...ERES FUERTE

Puso atención a la imagen que el espejo le devolvió reprimiendo las lágrimas, no quería que se arruinara el maquillaje. Tuvo cuidado de cubrir el moretón de la mejilla derecha y disimular un poco la hinchazón de los ojos hartos de tanto llorar.
Hizo lo que siempre escuchó que debía hacerse en esos casos: denunciar. Tuvo que relatar tres veces lo sucedido, ahí fue donde el corazón se vació, ante la mirada fría de empleados que no ocultaban su prisa por terminar con ella para responder sus mensajes en el celular, sin detenerse a pensar en la tragedia que representaba haber sido atacada por el hombre que amaba, dejó todo por él, apostó al amor y perdió de la peor manera que puede ser derrotada una mujer.
Después la pasaron a medicina legal donde dejó expuesta cada parte de su cuerpo para que fuera fotografiada. Nada quedó de ella después de ese proceso, había vaciado ante ojos ajenos su intimidad, sus sentimientos, su dolor. Entró con el cuerpo lastimado y salió con el alma violada. ¿Y qué es lo que quieres hacer? –le preguntaron- “Pues quiero divorciarme” Sí, pero aquí no divorciamos, eso es con un abogado. “No tengo dinero para pagar uno” Hay un servicio gratuito, aquí está la dirección, pero ahora salieron de vacaciones, regresan en quince días “¿Y mientras tanto?...No quiero que se me vuelva a acercar tengo miedo” Podemos levantar un acta de restricción pero solo por 72 horas “¿Y después?” bueno, estamos para atenderte, si vuelve agredirte regresas. Eres mujer, eres fuerte, puedes con esto y mucho más… Regresó a casa con el desamparo calando cada uno de sus huesos.
No había tiempo que perder, tenía treinta y ocho años, cincuenta pesos en la bolsa, un matrimonio destrozado, un hijo creciendo en su vientre, mucho miedo y ningún trabajo. Eso sí, ahora era un dato más en las estadísticas, un número: el 2,875... 2875 mujeres caminando bajo el cielo de Guanajuato con la boca carmín delineada intentando, como ella ahora, sonreír para disimular el alma herida y el corazón destrozado. Pero claro, al ser mujeres, eran fuertes, podían con eso y mucho más…

Elena Ortiz Muñiz
De la columna “Entre Caminantes…” en el espacio informativo www.igeteomx.com el 17 de septiembre de 2014.